miércoles, 8 de marzo de 2017

Nápoles 1-3 Real Madrid


El Real Madrid mostró sus credenciales en el segundo tiempo del partido de vuelta de octavos de final de la Champions ante el Napoli y, gracias a dos goles de cabeza del nuevamente oportuno Sergio Ramos y otro sobre el final de Álvaro Morata, liquidó el duelo por 3-1 para sacar pasaje a los cuartos de final de la competencia.

Los dos tantos de un Ramos que volvió a ser el héroe del equipo de la Casa Blanca opacaron un primer tiempo muy bueno de los del sur de Italia. En esos primeros 45 minutos, los de celeste manejaron la pelota y el territorio. Y, para alimentar a la ilusión de los hinchas del San Paolo, Dries Mertens lograría convertir una de las primeras ocasiones de gol en el arco de enfrente batiendo a Keylor Navas con un precioso remate cruzado.

Pero tuvo otras claras el Napoli en esa primera mitad: Mertens la tiró al palo y luego se lo perdió Marek Hamsik en una contra. Y cuando desperdiciás oportunidades claras a un equipo de la talla del Madrid, estos te lo hacen pagar.

Así fue como, en el complemento, los de blanco terminarían liquidando la historia. Y otra vez no fue gracias a la calidad ofensiva de Cristiano Ronaldo, Karim Benzema o Gareth Bale, sino al oportunismo de un héroe que suele aparecer en cada llamada decisiva: Sergio Ramos. El defensor subió dos veces al área rival en el primer tramo del segundo tiempo, las dos en un tiro de esquina, y las dos las mandó a guardar. En el descuento, Morata también se anotó en el marcador luego de un rebote.

Así, nuevamente el Madrid sacó chapa de campeón y demostró que tiene la clase necesaria para ganarle a los más grandes de Europa de distintas maneras, no sólo cuando juega bien al fútbol. Sin embargo, los épicos goles de Ramos ya son costumbre, y esta vez sirvieron para que los dirigidos por Zidane saquen pasaje a los cuartos de final.



















Publicar un comentario