martes, 28 de marzo de 2017

Real Madrid Castilla 2-1 Barakaldo

El Real Madrid Castilla sacó adelante un encuentro clave en sus aspiraciones de acabar el curso en los puestos de ascenso. Los blancos firmaron uno de los mejores partidos de la temporada ante el Barakaldo, un rival directo al que superaron por méritos propios. Los goles de Quezada y Tejero hicieron justicia en el marcador y dejaron los puntos en el Di Stéfano.


El partido comenzó con los dos equipos analizándose entre sí, conscientes de su importancia. El Castilla tenía la posesión, con su estilo clásico combinativo, pero el Barakaldo presionaba muy arriba. La primera ocasión seria llegó en el minuto 5, cuando un disparo del Castilla desde fuera del área se marchó alto. Respondieron pronto los visitantes, con un lanzamiento de Alain que atrapó Abad. Los de Solari dominaban ligeramente, aunque les costaba tener profundidad. El conjunto vasco, por su parte, estaba bastante más tímido de lo que acostumbra en sus visitas al Di Stéfano.

En el minuto 23, el cancerbero merengue debió intervenir de nuevo para salvar el 0-1 tras un cabezazo de Etxeba. Sin embargo, no habían pasado ni cinco minutos cuando Quezada sacó un disparo seco desde muy lejos para adelantar a su equipo. El gol del Castilla provocó muchos desajustes en el Barakaldo. Pronto, no obstante, volvieron a su presión alta para robar el balón y salir muy rápido. Tuvieron una gran ocasión cerca del final de la primera parte, aunque el árbitro la anuló por fuera de juego. Finalmente, el resultado al descanso fue de 1-0, y la igualdad reinante presagiaba que todo estaba por decidir.

A la salida de vestuarios el dominio era del Real Madrid Castilla con mucha claridad. Consiguieron materializar este control en el 2-0, gol que logró Tejero. El lateral blanco recibió un rechace en la frontal y no falló. Solari decidió entonces retirar a Seoane en favor de Valverde, buscando mantener el dominio como en la primera parte. En el Barakaldo ya empezaba a destacar la figura de Cerrajería, que hasta entonces no había tenido muchas opciones. No obstante, sus compañeros no acompañaban, por lo que las acometidas vascas eran muy tímidas. No era así en el caso del Castilla, que pudo cerrar el partido con sendas ocasiones de Campuzano y Sergio Díaz que no se materializaron.

Cuando el dominio blanco era más claro y parecía que el Barakaldo estaba fuera de combate, llegó el gol de Alday tras un rechace (minuto 74). En principio, no parecía que los de Solari estuvieran especialmente afectados, y seguían buscando el tercer gol por las bandas, pero los visitantes habían entrado en el partido. Todavía Javi Muñoz tuvo el tanto en sus botas, aunque no fue capaz de conseguirlo. Sin embargo, a partir de ahí los visitantes se volcaron en el ataque y arrinconaron en su área a todo el Castilla.

Las ocasiones del Barakaldo comenzaron a sucederse sin respuesta, y Abad se convirtió en el jugador clave. Viendo este sufrimiento, Solari, que antes había metido a Cedrés por Campuzano en busca de velocidad, decidió entonces quitar a Febas y sacar a Tena en busca de control. El filial madridista sufrió de lo lindo en los minutos finales. Hasta el minuto 93, en el que un tiro visitante se fue al palo de milagro, el resultado estaba en el aire. Pese a esto, no varió el marcador, y el partido terminó 2-1.

La victoria es doblemente buena para el Castilla, pues suma tres puntos y además gana el goal-average particular al Barakaldo. Los de Solari se colocan con 49 puntos, tras 13 victorias, 10 empates y 8 derrotas. Ahora mismo están empatados en la cuarta posición con el Fuenlabrada, que juega mañana ante el Albacete, líder. La competición no para y el próximo fin de semana los blancos visitarán la casa del Sestao River.

Publicar un comentario