sábado, 15 de abril de 2017

Sporting 2-3 Real Madrid


Zinedine Zidane ha logrado su objetivo de ganar al Sporting con el plan B del Real Madrid, al disponer sobre El Molinón de un once inédito con el objetivo de rotar a la plantilla de cara a la vuelta con el Bayern y el trascendental choque del Clásico. Y donde ha terminado destacado por encima de todos un Isco descomunal, excelso, en ocasiones maradoniano, autor de dos bellos tantos claves para sumar los tres puntos y mantener la apuesta madridista por LaLiga.

El partido empezaba de forma adversa para el líder, con un pase de ensueño de Vesga a Cop que superaba la zaga merengue y era rematado por el croata con extraordinaria tranquilidad, batiendo por bajo a Casilla. Poco duró la alegría para los rojiblancos ya que dos minutos después, todavía sobre el primer cuarto de hora, Isco bailaba con el balón dentro del área alrededor de un bosque de piernas para empatar el encuentro con un sutil chut a la escuadra, preámbulo de una tarde mágica del andaluz.

El Real Madrid no terminaba por imponer su estilo en el segundo tiempo. Es más, los gijoneses se adelantaban poco después del descanso a través de una falta que Babin se encargaba de amortiguar en el área para que un posterior cabezazo parabólico de Vesga sorprendiera de nuevo al meta Casilla. 

Antes de alcanzar la última media hora de juego, y de que los nervios afloraran por el resultado adverso, Danilo colocaba otro servicio preciso desde el lateral que esta vez sí era aprovechado con un potente testarazo de Álvaro Morata que devolvía las tablas al electrónico, el cual, se volvería a mover definitivamente sobre la bocina, cuando Isco culminaba la actuación redonda con la diana de la victoria, rematando con precisión a través de las piernas de Babin para colocar el 2-3 definitivo y evitar así el tropiezo en esta versión más alternativa del Real Madrid.























Publicar un comentario